Actividad física y trabajo es el yin y el yang

Antonio Montoya/ Talento

Realizar actividad física es el complemento perfecto a nuestras jornadas de trabajo. 

¿Quién es capaz de rendir al 100% en su trabajo descuidando su condición física?, ¿durante cuanto tiempo?, ¿crees que puede tener consecuencias?

Yo mismo he vivido jornadas maratonianas de 12 horas de trabajo que me han dejado exhausto, en las que de camino al coche, solo me apetecía llegar a casa y prepararme para el día siguiente.

En el camino a casa, en días como estos, se activan una serie de mecánismos cognitivos orientados a mejorar mi condición física, y no conformarme con quedarme en ese estado de dejadez. Quizá la música es el desencadenante de ese procedimiento psicológico de autoconvencimiento por realizar actividad físíca a pesar de estar cansado, o quizá sea el hecho de salir de la zona de trabajo la que me hace cambiar el chip.

Todo comienza con un diálogo interno:

¿De verdad, Antonio, estas tan cansado como para no pedalear 25 kms en llano, o no ser capaz de realizar una rutina de fuerza – resistencia con cargas moderadas?

– ¿Por qué hoy no? quizá mañana tengas algún compromiso y no puedas.

Ahora estas cansado, pero cuando termines de hacer deporte vas a tener una sensación de bienestar.

Este diálogo se mantiene hasta bajarme del coche y concluye cuando me enfundo el maillot y el culot.

A pesar de la fluidez con la que está redactada la secuencia hasta aquí, tengo que confesar que no es una tarea fácil, inicio la actividad física casi siempre con pocos ánimos, no te voy a engañar. Resulta que lo más difícil ya esta hecho, ahora solo toca dejarse llevar. Comienzo con el calentamiento, voy subiendo la música, voy sientiéndome más a gusto, las pulsaciones van incrementándose y comienzo a venirme arriba.

Pasada 1 hora finalizo la actividad.

Las sensaciones que percibo, al finalizar la actividad, de bienestar y energía están influenciadas por la segregación de hormonas como las endorfinas y la adrenalina. ¿te suena este estado?

Por paradójico que suene realizar actividad física hace que te recuperes, a nivel físico y mental, del cansancio de la oficina.

Son muchos estudios que nos evidencian que los trabajadores que practican de forma asidua deporte muestran más entusiasmo y actitud positiva durante sus jornadas de trabajo, como demuestra el estudio de College of Health and Human Development


Foto previa a subida de La Cresta del Gallo (Murcia)
Ruta La Tana – Cresta del Gallo (Murcia)

Beneficios de la Actividad física en las organizaciones

Nunca es tarde para iniciar una actividad física individual o en equipo. Tampoco es tarde para que las organizaciones implanten programas centrados en el bienestar de los empleados. Los beneficios que podemos obtener a nivel individual de apostar programas de actividad física en nuestra organización son muchos:

  • Tener una rutina donde se práctica actividad física ayuda al cerebro a tolerar mejor las situaciones estresantes de nuestro trabajo.

  • ¿Tienes problemas para conciliar el sueño? La práctica de actividad física moderada ayuda a tener un sueño más profundo

  • Mejora la concentración, aumentar el flujo de sangre oxigenada al cerebro ayuda en la conservación de la capacidad de memoria. 

  • Realizar actividad física es inherente a superar adversidades y autosuperarse, con el tiempo se desarrolla la capacidad de automotivación.

Estos beneficios se traducen en una mejora general de la salud y el rendimiento. La organización se beneficia del impacto positivo de esta rutina en sus integrantes de varias formas.

  • La empresa que apuesta por el mantenimiento físico de sus trabajadores tiene como recompensa el aumento de su productividad, hay estudios que señalan un 300%

  • Se reducen las bajas laborales y accidentes de trabajo, por lo que los costes de personal dentro de la organización se pueden contener e incluso reducir.

  • La práctica de actividad física conjunta o la práctica de un deporte en equipo de los trabajadores ayuda a la cohesión de equipos de trabajo, mejora el clima laboral y menor rotación.


¿Te animarías?

¿Si tu empresa te diese la oportunidad de comezar un programa de mejora para tu condición física qué dirias?

Mi respuesta la tengo clara.

La pregunta del millón, ¿en realidad existen empresas que apuesten por programas de actividad física para sus trabajadores?

La respuesta es sí. Y mi compañero Roberto Ruiz cuenta en qué consiste el programa de actividad física que tienen implantado en Laboratorios Quinton.

Sala ergonomía destinada a trabajadores de Laboratorios Quinton

Actualmente disponemos de un entrenador personal que viene al laboratorio semanalmente; realizamos entrenamientos supervisados y las rutinas que tiene cada compañero/a, todo ello gratuito y en horario de trabajo.

En el ámbito deportivo unimos deporte y solidaridad, colaboramos con una ONG local, realizando donaciones que se consiguen sumando kilómetros en bici, caminando, corriendo o nadando.

¿Apostar o no apostar por la actividad física en el trabajo?

En vista de los beneficios que tiene la actividad física para nosotros y lo que aporta para las organizaciones ¿por qué no apostar por aplicar medidas centradas en el bienestar de los trabajadores?.

El salario económico ya no es un factor tan determinante a la hora de decidir la organización a la que queremos pertenecer. Teniendo en cuenta que el 60% de nuestra vida lo dedicaremos a desempeñar nuestro puesto de trabajo es interesante valorar lo que la empresa puede hacer por nosotros.

Soy partidario de las organizaciones que valoran y trabajan entorno a la mejora de la experiencia de los empleados (Employee Experience). Considero una buena estrategia de Employer Branding la apuesta por programas destinados al bienestar de los empleados, como la actividad física o la nutrición. 

Es labor del departamento de recursos humanos liderar la implantación de este tipo de programas.

Los beneficios de aplicar medidas centradas en la mejora de la salud de los trabajadores es un claro win-win.

Antonio Montoya
Recursos humanos, selección, formación y desarrollo profesional.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*