6 formas de como no enviar tu curriculum jamás

Antonio Montoya/ Orientación Laboral

Mucho se habla sobre el curriculum, pero poco contenido veo sobre como no enviar tu curriculum. En menos de cinco años quizá no hagamos uso de esta herramienta. Es probable que para entonces todo esté en el 2.0 y nuestra forma de presentarnos sea mediante vídeos u otros medios donde queden mejor expuestas nuestras competencias.

Por el momento, el curriculum es la herramienta por excelencia para presentar nuestra candidatura a un puesto de trabajo. El curriculum es un lugar donde quedan reflejado tu experiencia y formación profesional. El objetivo es mostrar a la persona encargada de la selección quien eres, qué haces, cómo lo haces, y qué otras cosas relacionadas ponen en valor tu perfil profesional.

El currículum transmite, es un documento vivo. Al igual tu forma de entregarlo o hacerlo llegar al entrevistador también dice mucho de ti. Si has cuidado hasta el último detalle de tu curriculum también debes de cuidar los canales por los cuales haces llegar tu curriculum, así como a quien lo recibe.

Muchas veces me he encontrado muy buenos curriculums pero fallan en las formas en las que me lo hacen llegar. 

Tan importante es tener un buen curriculum como saber cómo enviarlo.


Te diré como no enviar tu curriculum para no causar malas sensaciones.

Malas prácticas

Entre las malas prácticas más comunes se encuentran:

Envío masivo. Enviar sin discreción tu curriculum a todo el mundo. Una creencia muy arraigada es la de «a cuanta más gente se lo envíe antes encontraré trabajo». El trabajo sobre el terreno nos dice que no es una práctica efectiva. Es preferible trabajar tu red de contactos y posteriormente hacerles llegar tu curriculum.



Perseguir al reclutador con el curriculum.
Esta práctica consiste en enviar varias veces tu curriculum al mismo proceso de selección. Contactar asiduamente con el entrevistador sabiendo que no hay novedades. Abordar al entrevistador fuera de su horario de trabajo en otros eventos para continuar recordándole lo que te ha dicho unas horas antes. Hay que separar bien la delgada linea de informar al reclutador que te presentas a un proceso de selección al aviso constante y diario.



Publicar tu curriculum de cualquier forma en todas las redes sociales
. Enviar sin ninguna planificación ni estrategia tu curriculum. En consecuencia compartiendo todos tus datos personales con la red.



Usar
linkedin para únicamente enviar tu curriculum y esperar que te llamen con ofertas de trabajo. Tampoco cumplimentar tu perfil de linkedin para que al menos sepamos quien eres y a qué te dedicas.



Enviar tu cv para puestos que no guardan relación con tu perfil profesional
. Consiste, ni mas ni menos, en candidatura que veo candidatura que me inscribo. Da igual si la oferta es para reponedor, psicólogo o administrativo.



No ajustar el cv a la candidatura y usar siempre el mismo.
A diferencia del caso anterior tu perfil profesional se adapta al puesto de trabajo pero no detallas las funciones que has realizado vinculadas al puesto. Por ejemplo, eres administrativo de recursos humanos con idiomas y en tu curriculum solo señalas que eres administrativo.

Recuerda que enviar un cv sin ningún objetivo es como acertar en una diana con los ojos vendados. Muy difícil.


Un plus para mejorar esta situación

Descubre otras alternativas al envío del curriculum. Haz que te contacten los reclutadores mediante tu trabajo. Este es el top en las formas de enviar tu curriculum. Trabaja los puntos débiles de como no enviar tu curriculum y pronto obtendrás mejores resultados en tu búsqueda de empleo.

Cuando sabes dónde quieres ir antes llegarás.

 

Antonio Montoya
Recursos humanos, selección, formación y desarrollo profesional

close
¡Suscríbete y recibe información útil para ti!
Compartir esta entrada