El peligro de las redes sociales para el candidato

Antonio Montoya/ Orientación Laboral, seleccion

No sé si eres consciente del peligro que pueden suponer tus redes sociales como candidato cuando te postulas a una oferta de trabajo. ¿Eres consciente que todo lo que subes a una red social lo compartes con todo el mundo?. Aunque tu cuenta sea privada, siempre dejará rastro la fotografía que has subido, el comentario fuera de tono que has publicado, la reflexión ideológica o en contra de los valores de la empresa a la que has enviado tu curriculum.

Una vez que decides hacer click y compartir con tu red de contactos deja de ser de tu intimidad y pasa a ser contenido de internet.

Lo preocupante no es subir contenido, todos creamos nuestra huella digital a base de compartir información con nuestra red. El problema está en aportar información comprometida sobre nosotros que no aporte valor a nuestra imagen.  En un mundo cada vez más digitalizado no puedes olvidar crear tu propia huella digital para transmitir la información que represente los valores y objetivos que persigues.

La búsqueda de candidatos 2.0 no es una tarea que únicamente desempeñamos los reclutadores. Existen sectores que recurren cada vez más a estas prácticas. El ejemplo más claro lo veo en los alquileres de pisos. Muchos propietarios y profesionales del sector de las inmobiliarias recurren a redes sociales y cualquier información que pueda ofrecer internet con el fin de saber más sobre los potenciales arrendatarios.

Si te suena raro, bienvenido al año 2020. Después comentaré un caso que me sucedió con un candidato para que te hagas consciente del papel que juegan las redes sociales en un proceso de selección.

¿Como me ve un reclutador?

El primer paso para trabajar tu imagen es conocer tu huella digital.

¿Nunca has jugado a buscar tu nombre en los motores de búsqueda de google? Te animo a que lo hagas. Te diré como hacerlo:

Realiza dos búsquedas una con comandos booleanos y otra búsqueda tradicional.

Accede al búscador de google en la barra de búsqueda «(introduce tu nombre y apellidos)», ahora cambia orden «(apellidos y nombre)».

Ahora olvida las «» e introduce en el motor de búsqueda tu nombre y apellidos y a continuación apellidos y nombre.

¿Que tal los resultados?. No te apures si tu imagen no es la que deseas. Estoy lleva su tiempo y podemos trabajar en ello.

Un caso real

Quiero compartir contigo un ejemplo real para que seas consciente de la importancia de cuidar tus redes sociales y entender el peligro que puede suponerte como candidato de cara a un proceso de selección.

Ya me conoces, soy muy meticuloso en los procesos de selección y me gusta saber mucho de los candidatos antes de que asistan a la entrevista.

Me preparo las entrevistas investigando las empresas en las que han trabajado, realizo una búsqueda por los motores de google, reviso redes sociales, e intento a través de mi red de contactos tener alguna referencia. Todo con el fin de tener unos datos que me sirvan de apoyo para comparar con los que extraigo de la entrevista con el candidato.

Te pongo en situación. En este caso, la necesidad de la empresa era incorporar un recién egresado de una titulación de Formación Profesional de la familia de la automoción en una zona del noreste de España. El puesto era para repartidor con la idea de crear un plan de carrera con el fin de que promocionase y se consolidase dentro de la empresa.

Recibo curriculums de muchos candidatos para el puesto, tras una criba curricular me encajan 7 candidaturas. Procedo a la búsqueda de los candidatos por redes sociales antes de la entrevista telefónica. Uno de estos candidatos, del que mantendré su anonimato, en la primera posición del rastreo en motores los de búsqueda de google me deriva a su pagina de facebook. 

Aquí empieza el juego. Me encuentro en su segunda publicación de facebook un video conduciendo a alta velocidad por una carretera de montaña infligiendo varias normas de tráfico como: circular por ambos sentidos y adelantamientos poniendo en peligro a los demás vehículos.

Continuo haciendo scroll en su perfil de facebook y encuentro otro vídeo del que conduce a alta velocidad e incumpliendo las normas de seguridad vial. Indagando en sus grupos de interés en facebook forma parte de un grupo corredores que organizan carreras sin autorización los fines de semana en un polígono de la zona donde reside. 

En la búsqueda que realicé en google pude acceder a su perfil de Twitter. Lo tenía público. Adivina que me encontré aquí. Realizaba fuertes críticas, con insultos incluidos, a quienes habían sido sus compañeros en una de las empresas que mostraba su curriculum.

Tras este contenido decidí que ya era suficiente.

Reflexión

Ten claro una cosa, todos los profesionales que nos dedicamos a la selección de personal coincidimos en lo mismo: recurrimos a las redes sociales para tener más información de los candidatos. Si quieres mejorar en esta área mi compañera Grace Salazar en su artículo Empleo y Redes Sociales ¿te lo vas a perder? nos habla de como trabajar nuestro lado 2.0

Todos los que nos dedicamos a la selección recurrimos a las redes sociales para tener más información


Retomando el caso del candidato. Al ver todo ese contenido en su perfil, ¿qué confianza podría tener yo como responsable de selección en reclutar a este perfil?. No sería responsable por mi parte, con la información que el candidato, incorporarlo en la organización y dejarle a su disposición un vehículo tras observar su comportamiento al volante.

Una persona que insulta en redes sociales a los que han sido sus compañeros y critica a la empresa en la que anteriormente había trabajado posiblemente hará lo mismo con nosotros.

Al fin, yo soy el responsable de los perfiles que incorporo. Tengo claro que por un candidato como este no podía responder y mucho menos estar tranquilo.

Con el alto ritmo de trabajo que se esconde detrás de un proceso de selección no hay tiempo para dar oportunidades.

Te recomiendo que revises la privacidad de tus redes sociales para poner difícil el acceso a tus contenidos y por supuesto evita compartir contenido que pueda dar una imagen que no quieras transmitir.

El mejor contenido que puedes compartir en tus redes es ese que no te comprometa en nada


Antonio Montoya

Recursos humanos, selección, formación y desarrollo profesional

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*