¿Quieres elegir a un orientador o asesor profesional? Lo que debes tener en cuenta

Antonio Montoya/ Orientación Laboral

Desde hace ya algunos años, vivimos momentos complejos respecto al mercado de trabajo. Hoy en día, con la crisis sanitaria se ha agravado más el acceso a oportunidades de trabajo y las empresas han cambiado sus maneras de trabajar, han reconvertido sus objetivos, han abierto nuevas áreas de negocios, se han reinventado y, por ende, está quedando claro que los perfiles profesionales que buscan los negocios han dado un giro.

 

Las empresas valoran a profesionales con habilidades como la capacidad de adaptación, creatividad, inteligencia emocional, flexibilidad, responsables, confiables y que deseen autoliderarse. Así de claro nos lo están dejando.

Precisamente este cambio que estamos experimentando en lo social, educativo, médico, económico, tecnológico, empresarial y laboral, recae también en el perfil de los profesionales que acompañan a otros a buscar nuevas oportunidades laborales y ya no solo eso. Dichas personas que se dedican a la orientación, asesoría o mentorización profesional deben entender y trasladar a sus clientes o usuarios la importancia de la empleabilidad a lo largo de la trayectoria laboral y que la búsqueda de empleo no es algo estático o que consiste en enviar currículums sin estrategia.

Cada vez más, estamos familiarizados con profesionales que se dedican a acompañar, mentorizar o asesorar a otros en su desarrollo y cambio profesional, empleabilidad y búsqueda de empleo. Sin embargo, hay ciertas dudas al momento de elegir quién puede asesorarnos en un proceso de transición profesional porque parece que este tipo de perfil “es nuevo en el mercado o que lo puede hacer cualquiera” y no es así.

Hay muchos profesionales de la orientación profesional que son verdaderos sabedores de su profesión, del mercado de trabajo y de cómo funcionan las empresas. Esto los hace exitosos y confiables puesto que llevan años asesorando a personas en momentos inciertos de sus carreras.

Si hoy te preocupa mejorar tu búsqueda de empleo, seguir avanzando en tu carrera o quieres mejorar tu empleabilidad y deseas contar con una persona que te asesore en este tema, te dejo algunas observaciones que debes tener en cuenta al elegir a un profesional de la orientación laboral o desarrollo profesional:

1.- ¿Quién es un orientador o asesor profesional?.

Según mi propia experiencia personal, un orientador o asesor profesional es aquella persona que te va a facilitar todos los puntos claves y herramientas para diseñar una estrategia vinculada a la mejora de tu empleabilidad y búsqueda de empleo.

Además, podría ser el caso que te acompañe en un trabajo personal de autoconocimiento con el fin de definir objetivos laborales, competencias, habilidades y valores. Por otro lado, un orientador o asesor profesional debe trasladarte todo la información necesaria para que entiendas el nuevo mercado y cómo funcionan las empresas al momento de contratar. Con esto tu proceso de búsqueda de trabajo se ajustará mejor a la realidad actual.

Un asesor profesional no solo te acompañará en etapas de desempleo, sino también puede ayudarte en un cambio de trabajo o sector, reinvención profesional o en un momento de desvinculación con la empresa (este proceso es conocido como outplacement). También, este asesor profesional puede acompañarte en la elección de los estudios, cambio de carrera o cuando se ha culminado la misma.

Su rol tiene cabida en centros de negocios, escuelas de formación, servicios públicos de empleo, universidades, programas de empleabilidad o en departamentos de gestión de personas.

Recuerda: La búsqueda nuevas oportunidades profesionales no va solo de enviar currículums.
Es un proceso mucho más profundo que conlleva estrategia y conocimientos del nuevo mercado de trabajo y de las empresas.


2.- Características que debe tener un asesor u orientador profesional

Te cuento un poco de mi historia para que entiendas lo que te contaré respecto a las características de un asesor profesional.

Durante más de 10 años trabajé en empresas multinacionales donde mi responsabilidad estaba ligada al departamento de gestión de personas. En dichas experiencias logré conocer qué es lo que se debe hacer y no hacer para atraer a personas a una empresa, he facilitado formación, he acompañado a personas a desarrollarse y pude conocer y aplicar estrategias de comunicación interna. Hasta aquí bien. Pero hay algo más.

En el 2016 me quedé en desempleo (no era la primera vez que me pasaba) y a partir de este momento empecé un proceso de reinvención profesional que me llevó de los recursos humanos a la empleabilidad. Es decir, pasé a la acera de las personas que buscan nuevas oportunidades de trabajo y que quieren mejorar sus condiciones laborales.

Por esta razón y cúmulo de experiencias, me considero una mentora de empleabilidad porque he pasado por despidos, reinvenciones personales y profesionales, he estado en desempleo (¡sé lo que es!!), he pasado por muchas entrevistas como candidata y he hecho muchas (miles) como reclutadora. Además, he tenido empleos para pagar facturas (¡sé lo que es también trabajar en algo donde tus fortalezas no están siendo aprovechadas!). Estas experiencias me permiten acompañar a otras personas desde el puro conocimiento de la causa y no desde la teoría.

Entonces…

Si quieres elegir a un asesor u orientador profesional, toma en cuenta la siguiente:

1. Característica esencial (desde mi opinión). Debe ser una persona que haya pasado por ciertos momentos profesionales (quizás desempleo, despidos, reinvención profesional, etc) porque su experiencia le permite asesorarte desde la objetividad y propia vivencia.

2. Habilidades blandas. Que se caracterice por ser una persona empática, asertiva, con escucha activa y que te motive a tomar acción. Cuando se está en este momento de transición profesional es necesario que te encuentres con una persona que te escuche y entienda tus emociones, porque estar en transición profesional en muchas ocasiones es complejo de llevar.

3. Que te facilite una estrategia. Si no hay estrategia para buscar trabajo, reajustar tu carrera profesional o cambiar de sector, no hay paraíso! Es decir, debe ser un profesional que tenga su propia metodología para trabajar este tema.

Una metodología es un conjunto de acciones, pasos, actividades y tareas estratégicamente contempladas que te permiten cumplir o acercarte a un objetivo. Esta persona te debe facilitar todos los hitos a seguir para que puedas avanzar y posicionarte como un profesional diferente al momento de buscar trabajo.

4. Autoconocimiento. Desde mi punto de vista el éxito de este proceso es que este asesor o mentor te ayude en parte a definir o descubrir ciertos aspectos personales. Es muy complejo buscar trabajo y no saber qué características te definen, qué se desea en la vida, qué objetivos quieres alcanzar en cierto plazo establecido, etc. La clave de la búsqueda de trabajo es comenzar con la búsqueda de uno mismo. Y puede sonar muy romántico y de poco valor, pero mi experiencia mentorizando a decenas de personas me indica lo contrario.

5. Que piense en ti y en lo que necesitas. Es básico trabajar bajo una estrategia y metodología, pero estos bloques de trabajo deben estar personalizados a tu experiencia, personalidad y objetivo profesional trazado. Una misma estrategia no sirve para todos las personas que buscan un empleo.

6. Sí, el currículum es importante, pero no la medicina que te dará trabajo. Entonces, huye de aquellas personas que solo te venden “el cómo hacer un currículum”. Esta herramienta es solo un pequeño trozo de hielo dentro de un iceberg. El currículum solo te dará una llamada, el resto lo tienes que exponer en una entrevista poniendo en importancia tu marca personal y propuesta de valor.

7. Recorrido. Y en recorrido me refiero a que esta persona no solo tenga experiencia en orientación profesional, sino también que haya tenido experiencia en temas de gestión del talento. Quizás esto suene duro, pero considero que si un profesional que se dedica a orientar a otros no sabe o no tiene experiencia en cómo las empresas están aplicando las políticas de gestión de personas, employer branding o algo tan importante como es “cómo realizar una entrevista de trabajo” desde la parte del reclutador, es muy complejo que de consejos a una persona que está buscando empleo.

Ok, aclaro. Si no tiene experiencia en gestión de personas dentro de un área de RRHH sería genial que haya liderado equipos, sepa qué es estar en desempleo, esté actualizado o conozca de la nueva realidad en los procesos de selección y lo que piden las empresas. Sobre todo, fíjate en lo que sabe, experiencia y cómo te puede  ayudar teniendo en cuenta tus características y necesidad.

8. Marca personal. La marca personal es una herramienta que nos permite exponer nuestro valor. Entonces, si quieres trabajar tu empleabilidad con un mentor de carrera, fíjate cómo tiene desarrollada su marca personal.

Hoy en día nuestra mejor carta de presentación es lo que estamos aportando o exponiendo profesionalmente en diferentes canales, ya sean presenciales o digitales. Son pocos los orientadores profesionales que tienen desarrollada su marca personal, fíjate en ellos porque serán una buena guía para tu proceso de mejora profesional.

9. Quédate con aquella persona que tenga una propuesta de valor potente y que encaje con tus necesidades y momento actual. Esta persona te debe señalar exactamente cómo te puede ayudar a resolver este momento que estás pasando. Te tiene que dar las directrices de cómo lo hará. ¡Si tiene una metodología, estrategia o forma de trabajo, escucha atentamente! ¡¡Huye del que te ofrezca resultados en 3 meses!! Nadie puede asegurarte que en 3 meses tendrás empleo. Quédate con quien te ofrezca cambios, estrategia y optimización de tus herramientas de búsqueda de empleo.

10. Que trabaje sus redes sociales y tenga una buena presencia en LinkedIn. Quizás, sea muy idealista con este tema, pero particularmente no dejaría que alguien me asesore en temas de herramientas digitales para la búsqueda de empleo cuando no utiliza estas vías. Al final, como sabemos, las oportunidades de trabajo están en IN y en la capacidad que tengamos para hacer y mantener nuestros contactos.

Quiero añadir más. La presencia digital y la profesionalidad no va de número de seguidores, de “likes” y de alcance. Un orientador o mentor laboral debe tener un compromiso con sus conocimientos, desarrollo personal y profesional, flexibilidad y adaptación. Se debe adecuar constantemente a los cambios que presenta el sector empresarial, entender los nuevos perfiles profesionales que van surgiendo y los cambios que nos presenta este nuevo mercado “VUCA” entre otros temas más.

11. Valora el trabajo de este profesional. Muchas personas creen que asesorar en temas de empleabilidad es fácil y sencillo o que lo puede hacer cualquiera. Y considero que esto no es así. Para asesorar en este tema es necesario unos conocimientos, cualidades y experiencia y esto conlleva una inversión de tiempo y dinero. Si no puedes acceder a un asesor o mentor laboral de pago, acércate a tu servicio de empleo y allí puedes tener orientación sin coste alguno.

12. Todos los asesores u orientadores de empleo, no son para todos los profesionales. Entonces, cuando estés pensando en alguien para que te ayude en tu proceso de transición profesional, toma en cuenta sus valores, características de personalidad, experiencia, forma de comunicarse, conocimientos y, quizás, en la edad. Muchas veces, al momento de trabajar nos sentimos más afines con personas de nuestra edad o no. Solo depende de ti y de lo que quieras conseguir con esa persona.

13. Quédate con el que te ofrezca un cambio o transformación. Y este cambio o transformación no solo va de herramientas como el currículum o Linkedin. Va de aquella persona que te va ayudar a potenciarte, a que creas más en ti y que te facilite pasar de un punto A un punto B.

Para terminar, decir que este post es una opinión muy personal basada en mi propia experiencia. Hoy en día, las personas que nos dedicamos a asesorar a profesionales en su camino de mejora laboral o búsqueda de nuevas oportunidades, tenemos una responsabilidad gigante debido a que el mercado ha cambiado y seguirá cambiando en los próximos años y cuanto mejor preparados estemos, mejor vamos a ayudar a los demás.

Grace Salazar
Desarrollo y orientación profesional – Empleabilidad

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*